La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha afirmado que el Gobierno tiene la intención de «acelerar» los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2020, que estarán alineados con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Su voluntad es que estén aprobados antes de que acabe el verano. Y ha avanzado una «profunda» reforma fiscal, además del lanzamiento de consultas públicas «en los próximos días» sobre fiscalidad medioambiental.

Durante su comparecencia ante la Comisión de Hacienda para detallar las líneas generales de su departamento, Montero ha indicado que, tras la aprobación del ‘techo de gasto’ y la nueva senda de déficit se ha dado inicio a la tramitación parlamentaria. El Gobierno «tiene la intención de acelerarla» para que las nuevas cuentas estén aprobadas antes de que acabe el verano.

Presupuestos Generales del Estado antes del verano

Para cumplir este objetivo, el Consejo de Ministros deberá aprobar el proyecto de Presupuestos antes de verano. Se trata de que dé tiempo a concluir la tramitación parlamentaria, que se prolongará alrededor de tres meses. Es previsible que para ello haya que habilitar el Congreso en el mes de agosto.

«La prórroga presupuestaria ya no se sostiene», ha avisado Montero. Y ha destacado el «sólido» crecimiento económico, aseverando que las nuevas cuentas servirán para recuperar derechos y cumplir con los objetivos de estabilidad presupuestaria. Se primará la cohesión, la justicia social y la lucha contra la desigualdad.

Sobre las partidas ha avanzado que las cuentas apostarán por un modelo económico sustentado en la revolución tecnológica, la digitalización y la transición ecológica justa. También en el impulso de la inversión en I+D+i y la reorientación de la inversión pública para favorecer la movilidad de las personas de forma «sostenible». Se habla también de innovación y vivienda para facilitar el acceso.

Incluirá una «senda de recuperación de la inversión en dependencia», ante los 12 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión, el 26% del total. Y el compromiso de situar la inversión educativa en un 5% en 2025 en los Presupuestos Generales del Estado. Por ello se incrementarán los recursos de becas y se apostará por la formación dual.

Como novedad, ha apuntado que las nuevas cuentas estarán alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para 2030, además de introducir la perspectiva de género en las políticas de gasto e incluir un informe sobre el impacto en infancia y la adolescencia.

Las nuevas cuentas se presentarán en un formato «más cercano». De este modo y «a través de un click» los ciudadanos podrán conocer a qué se destinan los impuestos y cómo contribuyen a las distintas partidas.

Más allá de los Presupuestos Generales del Estado: objetivos de la legislatura

La titular de Hacienda ha explicado también que se avanzará en transparencia y rendición de cuentas, con el acceso «intuitivo y amigable» a los Presupuestos Generales del Estado. Así como en la flexibilización de la regla de gasto para adaptarla al modelo económico. Se abrirá de forma «inmediata» el debate sobre la reforma de financiación autonómica para presentar su «esqueleto» en noviembre y se impulsará la lucha contra el fraude.

A su vez, se aprobará una estrategia nacional para combatir la corrupción e irregularidades en la contratación pública. Para ello se mejorará la supervisión y se incrementará la profesionalización de los técnicos.

Como ejemplo de uso de tecnologías limpias, el parque móvil del Estado contará con 74 puntos de recarga para vehículos eléctricos. Se trata de un proyecto dotado con 490.000 euros que espera estar concluido en la primavera.

Por último, se impulsará la transformación digital, aumentando un 20% los usuarios con certificado digital en la legislatura. El objetivo es alcanzar los 12 millones de ciudadanos con certificado digital.

«Profunda» reforma fiscal y armonización

En materia fiscal, ha avanzado que se acometerá una «profunda» reforma fiscal a lo largo e la legislatura. Si bien ha adelantado que en los próximos días se lanzarán consultas sobre fiscalidad medioambiental. Con ello se quiere recabar la opinión de empresarios, consumidores y grupos de interés para avanzar hacia una «transición justa», basada en el principio de que «quien más tenga más aporte y se reciba en función de las necesidades».

«Debemos acercar la media de tributación al nivel de la Unión Europea. Y tenemos que elevar también el gasto público. Somos el quinto país con menos ingresos sobre PIB de la UE», ha apostillado.

La ministra ha indicado que se avanzará en armonización fiscal entre las regiones en los impuestos de Sucesiones, Patrimonio y Donaciones para «atenuar el dumping fiscal». Como objetivo para la legislatura también ha afirmado que se aportará mayor seguridad jurídica en transmisiones patrimoniales y Sucesiones y Donaciones.  Para ello se trabajará con las Comunidades Autónomas en el valor de referencia para que sea la base imponible de esos impuestos.

Tasa Google, Tobin y otros impuestos

A lo largo de 2021 se incorporarán las conclusiones de los informes de la AIReF sobre el gasto público. Esto supone retrasar la revisión y eliminación de determinadas deducciones y beneficios fiscales en Sociedades e IRPF prevista por el Gobierno.

Tras haber dado ya ‘luz verde’ a las tasa ‘Google’ y ‘Tobin’, ha indicado que en Sociedades se fijará una tributación mínima del 15% de las grandes corporaciones, que se ampliaría hasta el 18% para las entidades financieras y empresas de hidrocarburos. En cambio, las pymes que facturen menos de un millón de euros pasarán de tributar de un tipo del 25% al 23%.

Se limitarán las exenciones de dividendos/plusvalías de sociedades por su participación en otras sociedades, reduciendo en un 5% las referidas exenciones, en concepto de gastos no deducibles en el impuesto, de gestión de la participación que mantiene la matriz en la filial.

En IRPF, se incrementan dos puntos los tipos impositivos sobre la base general para los contribuyentes que tengan rentas superiores a 130.000 euros, hasta el 47%, y cuatro puntos para la parte que exceda de 300.000 euros, hasta el 49%, entre otras medidas. Los Presupuestos de 2020 también incluirán la equiparación del impuesto del diésel con el de la gasolina.