El número de hipotecas constituidas sobre viviendas inscritas en los registros de la propiedad se situó en 22.488 el pasado mes de septiembre, cifra un 31,6% inferior a la del mismo mes de 2018 y la más baja en un mes de septiembre desde 2014, según ha informado este viernes el Instituto Nacional de Estadística (INE).

El organismo estadístico ha señalado que la entrada en vigor de la Ley de Crédito Inmobiliario el pasado mes de junio «podría haber afectado» a los datos de septiembre al recoger esta estadística las escrituras públicas realizadas en meses anteriores. Con el descenso interanual experimentado en el noveno mes del año, la firma de hipotecas sobre viviendas encadena dos meses consecutivos de descensos después de haberse desplomado casi un 30% en agosto.

De acuerdo con los datos difundidos por el INE, el importe medio de las hipotecas sobre viviendas subió un 5,3% respecto a septiembre de 2018, hasta los 135.452 euros, mientras que el capital prestado retrocedió un 28% en tasa interanual, hasta los 3.046 millones de euros.

En términos mensuales (septiembre sobre agosto), el número de hipotecas sobre viviendas subió un 10,3%, su segundo menor aumento en este mes tras el de 2017. Por su parte, el capital prestado para este tipo de hipotecas avanzó un 16,3% en el mes, su menor alza en un septiembre en al menos cinco años.

Madrid, a la cabeza de las hipotecas sobre viviendas

Las comunidades con mayor número de hipotecas constituidas sobre viviendas en septiembre fueron Madrid (4.708), Andalucía (4.189), Cataluña (3.655) y Comunidad Valenciana (2.671).

Todas las regiones presentaron en septiembre tasas negativas en el número de hipotecas sobre viviendas. Los mayores descensos se dieron en La Rioja (-63,7%), Extremadura (-56,9%) y Asturias (-49,8%), mientras que los menores los protagonizaron Navarra (-19%), Castilla-La Mancha (-19,6%) y Baleares (-22,8%).

El tipo de interés medio para los préstamos hipotecarios sobre viviendas alcanzó el pasado mes de septiembre el 2,51%, frente al 2,59% de un año antes, y el plazo medio se situó en 24 años.

El 61,7% de las hipotecas sobre viviendas se constituyó a tipo variable y el 38,3% a tipo fijo. El tipo de interés medio al inicio para las hipotecas sobre viviendas a tipo variable se situó en el 2,25%, frente al 3,08% de las de tipo fijo.

Bajan las fincas hipotecadas

De acuerdo con los datos del organismo estadístico, durante el noveno mes del año se constituyeron 30.815 hipotecas sobre fincas rústicas y urbanas (dentro de estas últimas se incluyen las viviendas), cifra que supone un descenso del 30,9% respecto a septiembre de 2018.

El capital de los créditos hipotecarios concedidos bajó un 16,5% respecto al mismo mes de 2018, hasta los 5.566,1 millones de euros, en tanto que el importe medio de las hipotecas constituidas sobre el total de fincas se situó en 180.630 euros, un 20,8% más.

El tipo de interés medio al inicio para el total de fincas se situó en el 2,40%, con un plazo medio de 23 años. Para las hipotecas a tipo variable, que representan el 63,4% del total, el tipo de interés medio fue del 2,13% al inicio, mientras que se situó en el 3,16% para las de tipo fijo.

Cambios en las condiciones

En cuanto a las hipotecas con cambios registrales, éstas sumaron 3.146 en septiembre, un 46,7% menos que en el mismo mes de 2018. Atendiendo a la clase de cambios en las condiciones, en septiembre se produjeron 2.278 novaciones (o modificaciones producidas con la misma finalidad financiera), con un descenso interanual del 49,5%.

El número de operaciones que cambiaron de entidad (subrogaciones al acreedor) bajó un 30,7%, mientras que el número de hipotecas en las que cambió el titular del bien hipotecado (subrogaciones al deudor) cayó un 56,9%.

De las 3.146 hipotecas que cambiaron sus condiciones el pasado mes de septiembre, el 31,7% se debieron a modificaciones en los tipos de interés. Después del cambio de condiciones, el porcentaje de hipotecas a interés fijo subió desde el 15,1% al 30,3% y el de hipotecas a interés variable cayó del 83,8% al 69,3%.

El euríbor es el tipo al que se referencian la mayoría de las hipotecas a tipo variable tanto antes del cambio (70,7%) como después (62,7%). Tras la modificación de condiciones, el interés medio de los préstamos en las hipotecas a tipo fijo disminuyó siete décimas, lo mismo que en las de tipo variable.