El precio medio de la vivienda terminada (usada y nueva) se ha situado en el tercer trimestre del año en los 1.317 euros por metro cuadrado, lo que supone un incremento interanual del 4,9%, según los datos provisionales de la estadística Tinsa IMIE mercados locales.

Entre julio y septiembre, todas las comunidades autónomas incrementaron su precio en comparación con el tercer trimestre de 2017, excepto Cantabria, que ha registrado un descenso del 1,1%.

A la cabeza de los repuntes se ha situado Madrid, que ha visto incrementar el precio medio de sus viviendas un 13%. Por detrás, le siguen La Rioja (+11,8%), Islas Baleares (+9,9%) y Navarra (+8,7%).

También destacan los incrementos interanuales de Murcia, Canarias, Cataluña y Andalucía, con subidas del 7,9%, 5,5%, 5,3% y del 5,1%, respectivamente. Por debajo del 5%, se encuentran Aragón (+4,8%), Comunidad Valenciana (+4,6%), Asturias (+3,8%), Castilla y León (+2,2%), Castilla-La Mancha (+2,4%) y País Vasco (+1,6%).

Por otro lado, con los precios estabilizados se encuentran Extremadura y Galicia, que han registrado ligeros incrementos interanuales del 0,1% y del 0,8%, respectivamente.

Las comunidades autónomas que mantienen una mayor diferencia de precio respecto a máximos alcanzados hace más de diez años son Castilla-La Mancha, con un descenso del 52,5%; La Rioja (-48,6%) y Aragón (-47,4%). En el lado opuesto, las regiones que más se aproximan a los precios registrados durante el ‘boom’ son Baleares (-21,4%), Madrid (-28,8%) y Galicia (-31,5%).

Hay importantes diferencias entre territorios

Según Tinsa, aunque la normalización del mercado residencial se está extendiendo de manera general, todavía existen «diferencias importantes» entre territorios.

De hecho, junto a las siete capitales de provincia que registraron aumentos interanuales de precios superiores al 10% en el tercer trimestre, hasta 16 ciudades sufrieron caídas de precios en tasa interanual. En cinco de ellas, el descenso ha superado el 5%.

Por otro lado, respecto a indicadores financieros y de actividad en España, recogidos también por Tinsa, se observa que el plazo medio de venta de una vivienda en España se ha reducido hasta los 7,8 meses y que Madrid sigue estando a la cabeza de las regiones que más rápido venden, con un tiempo medio de 2,6 meses.

Además, también se observa cómo los españoles destinan de media el 17,2% de sus ingresos familiares brutos a afrontar el primer año de hipoteca. No obstante, este nivel de esfuerzo financiero varía según la zona, ya que en Baleares el esfuerzo ronda el 23%, en Málaga el 21,6% y en Tenerife el 19,4%, mientras que en Soria, Teruel o Palencia el desembolso se sitúa en el 12%.