La gestión del suelo y el alquiler van a ser los grandes retos del sector inmobiliario este año. “Estamos asistiendo a una transformación del sector inmobiliario, pero el chiringuito lo desmonta el suelo en un momento”. Así de contundente se ha mostrado Juan Velayos, el consejero delegado de Neinor Homes, durante las jornadas El sector inmobiliario ha vuelto, el tercer encuentro del sector inmobiliario que organiza el IESE y que da cita a buena parte de los primeros espadas de las grandes empresas del sector.

La opinión de Velayos fue un clamor entre los responsables de las nuevas promotoras del país (Neinor Homes, Dospuntos y Aedas) que participaron en estas jornadas: España necesita una mayor y mejor gestión del suelo.

“Lo que no hemos arreglado en este país es la oferta de suelo, que sigue siendo muy opaca, atrofiada y sigue sometida a intereses políticos”, añadió David Martínez, director general Aedas Homes.

En su opinión, “si no se fabrica suelo finalista cuando hay demanda del mismo, dentro de poco nos vamos a encontrar con un problema” en referencia a una subida de precios. Por ello, insistió en la necesidad de ir desarrollando suelo de forma ordenada.

Por su parte, Javier Eguidazu, máximo responsable de Dospuntos, centró su intervención en el papel de los bancos y la necesidad de que mantengan el modelo de tipos de interés bajos para lograr cuotas razonables que permitan a la gente comprar vivienda.

Por su parte, Andrés Benito, director de Desarrollo Inmobiliario de Sareb, también apuntó a crecimientos del precio de suelo y destacó el papel de la Sareb en la dinamización del sector, sobre todo en aquellas ubicaciones donde el promotor privado y la inversión extranjera no está llegando.

Se necesita un pacto de Estado para el alquiler

El acceso a la vivienda por parte de los jóvenes fue otro de los temas centrales de estas jornadas del IESE. “Se habla mucho del problema de la conciliación pero es más grave el de la vivienda porque hay millones de jóvenes que no pueden acceder a un piso o casa y sin ello no pueden plantearse crear una familia”, afirmó Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE).

Según Concha Osácar, fundadora y miembro del consejo de administración de Azora, nuestro país debería tener 1,2 millones de viviendas en alquiler en los próximos diez años, porque «los jóvenes deberán tener algún sitio donde vivir» ante sus limitaciones económicas para acceder a ella. Y, además, se está produciendo un cambio de mentalidad. “Los jóvenes van hacia el alquiler, no van a comprar todos. Está cambiando el paradigma”, añadió.

«El Plan Nacional de Vivienda ha tenido un impacto mínimo, debido a que sólo las Administraciones Públicas pueden desarrollarlo», ha criticado Osácar, quien ha propuesto un modelo de colaboración público-privada para incrementar la oferta de viviendas a un precio asequible.

Casi todos los intervinientes en esta mesa sobre los jóvenes y la vivienda coincidieron en la necesidad de un pacto de Estado para dar solución a esta problemática de nuestro país. Y de nuevo, en esta mesa surgió el tema del suelo. Par Gómez-Pintado aún “hay que ajustar los precios de la vivienda” para facilitar el acceso a la vivienda, aunque recordó que ya se han ajustado un 40% desde los máximos de la crisis. “Pero si tenemos en cuenta dónde quiere vivir el ciudadano, centro ciudades y determinados núcleos, el precio de la materia prima, que es el suelo, es el 50%. El 25% son impuestos y el resto productivo. Si no solventamos el problema inicial que es el suelo, será imposible”.