Los inventores españoles Antonio Corredor y Carlos Fermín Menéndez han sido nominados para el Premio al Inventor Europeo 2019 como finalistas en la categoría «Industria» por su molde reutilizable que crea bloques de hormigón para proteger puertos y costas, al tiempo que se ahorran costes de construcción y se utilizan los recursos de forma más eficiente.

El invento del molde de hormigón, nominado para el premio de la Oficina Europea de Patentes (OEP), permite que los diques rompeolas se contruyan de manera más eficiente, ayudando a reducir la erosión y protegiendo el entorno en caso de tormentas catastróficas.

Los dos españoles han permitido la aplicación industrial de las unidades de hormigón denominadas «Cubipods», que fueron originalmente ideadas y patentadas por investigadores universitarios.

Hoy en día, el molde se comercializa por el grupo de infraestructuras OHL, a través de su filial especializada SATO, y ya se ha utilizado para producir los bloques para las defensas portuarias en Argelia, Dinamarca y España, y también se están explorando mercados en Chile, México y Marruecos.

Además, han explicado que es probable que el mercado de construcción de diques rompeolas eficaces crezca debido al impacto del cambio climático, que se espera cause cambios significativos a largo plazo en el nivel del mar, una mayor frecuencia de marejadas y un aumento en la intensidad de las tormentas.