“Ser activo y constante te servirá para lograr visibilidad, pero no se traducirá en beneficios si no tienes entre tus objetivos principales a las personas, más que a tu negocio”.

Imagina por unos segundos que tienes la oportunidad de abrir una nueva oficina en la plaza mayor del pueblo, con una gran ventanilla de informaciones y un letrero luminoso que se ve desde mucha distancia. Si das el paso y lo haces bien, seguro que obtendrás beneficios que repercutirán en tu negocio. Si la abres, no la gestionas, nadie responde y dejas que se acumule una larga fila de personas reclamando por tu mal servicio, terminará perjudicándote. Piénsalo bien, ¿quieres estar en redes sociales?

Abrir presencia en redes sociales es una gran responsabilidad a la que debes dedicar tiempo y recursos si quieres destacar sobre el resto y aportar valor a tu negocio. Solo gestionando de manera inteligente tu actividad y estrategia, podrás llevar la reputación de tu marca al siguiente nivel.

La presencia de una empresa en las redes sociales puede desarrollarse de diferentes maneras. Una compañía puede apostar por no tener presencia activa en Social Media con su marca. Situación muy comprensible, ya que publicar con periodicidad contenido interesante, responder a las preguntas y comentarios de las personas y gestionar una comunidad de seguidores haciéndola crecer, es un trabajo a tiempo completo muy complejo. Por estas razones algunas marcas deciden no ser activos en redes, pero sí utilizarlas con otros fines, igualmente válidos.

Una empresa que NO quiera tener presencia activa en redes sociales puede:

  • Vigilar a su competencia
  • Estar al día de lo que dice su público objetivo
  • Conocer las últimas tendencias de su mercado
  • Inspirarse con las experiencias de otros en su sector
  • Seguir a referentes y/o influencers de su sector
  • Contactar y conocer a nuevos proveedores

En cambio, si decides apostar por tener una presencia activa y constante en redes sociales, debes tener claro todo lo que significa esta decisión:

  • Debes conocer el entorno 2.0 y saber que en la cultura social debes “dar antes de recibir” e “interesarte antes de ser interesante”
  • Tendrás que diseñar, aplicar y mantener una estrategia con objetivos claros y medibles, para ser capaz de evaluar si la inversión en recursos está aportando positivamente a tu negocio
  • Tendrás que preocuparte que la persona que esté a cargo sea un profesional del área, que trabaje la cultura social dentro de la empresa y que tenga en sus planes integrar las redes sociales en los procesos de atención al cliente.
  • Prepárate, sobre todo, a escuchar con los oídos muy abiertos, porque tendrás que hacerlo aunque no quieras.

Para qué sirven las redes sociales en el sector inmobiliario

Vender inmuebles directamente en redes sociales es muy difícil. Competir por una pequeña cuota de atención en el mercado, es cada día más complicado. Debes ser creativo, veloz, inteligente y eficaz, pero sobre todo debes transmitir humanidad y confianza. Mensajes simples, humanos que aporten valor al que lo recibe. Ser activo y constante, te servirá para lograr visibilidad, pero no se traducirá en beneficios si no tienes entre tus objetivos principales a las personas, más que a tu negocio.

Un ejercicio de reflexión nos ayudará a entender mejor el papel que pueden cumplir las redes sociales en el sector inmobiliario.

Ponte en la piel del comprador de una vivienda. ¿Qué piensa y siente al momento de decidir que quiere comprar una casa? Algunas de las preguntas básicas que debes hacerte son: ¿eres de fiar?, ¿eres una inmobiliaria grande o pequeña?, ¿cuánta oferta de viviendas tienes?, ¿que reputación tienes?, ¿qué dice la gente de tu servicio?, ¿cuántas personas trabajan contigo?, ¿cómo son y dónde están tus oficinas? Súmale frustraciones y preocupaciones tales como: “no encuentro lo que busco”, “necesito encontrar todo en un mismo lugar”, “no quiero perder el tiempo con toda la burocracia”.

Ante toda esta avalancha de dudas y preguntas, las redes sociales son la herramienta perfecta para responder, entregando información, mostrando “la cara” de tu empresa, enseñando casos de éxito, aportando transparencia y transmitiendo seguridad, naturalidad y tranquilidad, con un toque humano y cercano. La confianza se construye con el tiempo, pero los primeros pasos los dan las personas en las redes sociales de la mano de amigos, expertos, empresas y empleados de la propia compañía, como muestra el Barómetro de confianza de Edelman de 2016.

Una vez que tienes claro que las redes son las grandes generadoras de confianza, puedes establecer y definir objetivos. Algunos de los más comunes que suelen tener las empresas son los siguientes:

  • Gestionar las consultas o quejas de usuarios: acompaño a mi cliente en el proceso
  • Crear un nuevo canal de contacto comercial: facilito lazos humanos
  • Tomar el control de la reputación online: me preocupo de lo que se dicen de mí
  • Humanizar la marca: muestro quiénes somos y qué hacemos
  • Ganar alcance en el mercado: que más gente conozca mi marca
  • Llevar tráfico a sus canales
  • Mejorar el posicionamiento SEO

¿Qué redes sociales son las más adecuadas para una agencia inmobiliaria?

Elegir la mejor red social para una agencia dependerá, sobre todo, de sus objetivos y a quién quiera llegar. Los recursos son limitados. No puedes estar en todas y hay que seleccionar bien, porque cada red social tiene un tipo de público diferente, unas necesidades de contenido distintas y una inmediatez específica.

No es comparable la recurrencia que tiene Facebook o Twitter, con la cantidad de veces que se usa LinkedIn a la semana o las que se visita Instagram al día. Todos estos factores, junto con los objetivos marcados, determinarán qué red social debe usarse en cada caso.

Si el refrán dice “ve a pescar donde están los peces”, Facebook representa un banco de peces ilimitado para las marcas. Es la red social líder en España con más de 17 millones de usuarios que se conectan diariamente. Esta “simple” razón es la que facilitará tu decisión. Debes estar en Facebook. Un ecosistema social en el que es fácil invertir dinero en mejorar la visibilidad de nuestros contenidos y potenciar el alcance de nuestros objetivos.

Si quieres potenciar tu relación con otros profesionales del sector, hacer networking, ampliar tu red de contactos y mejorar las posibilidades de negocio, LinkedIn es una red social adecuada para cumplir con estos objetivos.

Twitter funciona como un medio de comunicación donde lo importante es compartir contenidos de utilidad. Si no tienes la capacidad de generar o curar esos contenidos, Twitter debe dejar de ser una prioridad para tu empresa.

Del mismo modo, si decides apostar por tener presencia en YouTube, es requisito básico ofrecer contenido de vídeo original con una frecuencia y calidad razonable. ¿Serás capaz de generar 50 vídeos al año, de los cuales estés orgulloso? o ¿te quedarás sin ideas al segundo mes, dejando tu canal abandonado? Tú decides, la reputación de tu marca y la tuya están en juego.

Por lo que se refiere a Instagram, ofrece la posibilidad de mostrar una cara diferente de la agencia inmobiliaria, pero aún es difícil generar negocio a través de Instagram. Aunque esta red social está evolucionando para facilitar el contacto entre usuarios y empresas, la inversión siempre será necesaria.

En resumen, identifica la red social que mejor se adapte a los objetivos que tienes. Apuesta por ella con sentido común, recursos y planificación. No le pidas resultados a corto plazo sin inversión. Las redes sociales permiten a las personas conectar con otras personas y sus intereses. Nunca pierdas de vista estos dos conceptos y aplícalos a tu estrategia: Interésate antes de ser interesante”.