El mercado inmobiliario español está manteniendo, en general, una cierta estabilidad si se compara con los resultados de los demás mercados europeos, según se desprende del índice de coyuntura inmobiliaria europea Deutsche Hypo Reecox.

En concreto, Deutsche Hypo ha puesto de relieve que la coyuntura del mercado inmobiliario español comenzó 2019 con «muy buen pie» y ha estado a punto de batir la marca de los 200 puntos en el segundo trimestre del año (198).

El índice Reecox refleja la evolución registrada en la coyuntura inmobiliaria de Alemania, Francia, Reino Unido, Polonia, España y Países Bajos. Para ello, calcula valores para cada uno de los seis países basándose en cinco variables de entrada.

En concreto, en España estas variables son el Ibex 35, el índice inmobiliario ES BCN 5, el indicador de clima económico ‘Economic Sentiment Indicator’ de la Comisión Europea para España, los tipos de interés del Banco Central Europeo (BCE) y los tipos de interés de los bonos estatales españoles a diez años.

La directora de la sucursal de Deutsche Hypo en Madrid, María Teresa Linares, ha puesto de relieve que la coyuntura del mercado inmobiliario español «sigue siendo favorable».

Además, ha afirmado que esto se debe fundamentalmente «al buen ritmo al que avanza la economía española, la gran liquidez del mercado y, sobre todo, a la política actual de tipos de interés, que anima a los inversores a invertir en activos inmobiliarios».

Sin embargo, ha resaltado que el mayor problema sigue siendo la falta de oferta, «principalmente por la escasez de inmuebles comerciales y logísticos atractivos».

Por otro lado, Linares ha señalado que donde sí se ha experimentado una gran actividad en el primer semestre del año ha sido en el mercado de oficinas. «No solo se están construyendo nuevos edificios de oficinas, sino que también, en muchos casos, se están realizando reformas«, ha añadido.

Según ha apuntado, la demanda de edificios sostenibles en España «es cada vez mayor», es por ello por lo que se están reformando muchos inmuebles para que cumplan con los estándares sostenibles.

«En España, el interés por la sostenibilidad no es solo una tendencia, sino más bien un cambio de actitud que ha llegado para quedarse«, ha remarcado.