Usar todos los datos disponibles para conocer bien al usuario y así centrar la estrategia inmobiliaria en responder a sus demandas es una de las principales conclusiones del evento “PropTech: oportunidades en el modelo de negocio e impacto en la cadena de valor” organizado por WIRES (Women in Real Estate Spain) en el COAM. El evento, que ha contado con la colaboración de empresas como Solvia y Nuveen Real Estate, ha congregado a más de 250 profesionales inmobiliarios.

La mesa redonda, moderada por Lola Ripollés, Socia Fundadora y Vocal de redes de WIRES, ha contado con la participación de profesionales de alto nivel: Alberto Fernández-Aller, Director Corporativo de Prynex; Linda Fachinnetti, CEO de Jump Into Reality; Alfredo Díaz-Araque, Responsable de canales online residencial de BNP Real Estate y director del IE Real Estate Club; Rebeca Pérez, CEO y Fundadora de Inviertis y Fernando Ramírez, Director de Merlin Properties.

Todos han estado de acuerdo en que el PropTech, más allá de las herramientas tecnológicas, supone un cambio cultural, en las personas e innovación en los procesos y en cómo se están llevando a cabo en las organizaciones.

Como apunta Rebeca Pérez, de Inviertis, “el cambio tecnológico nace como una necesidad al cambio cultural. Si las personas no están preparadas para asumir el cambio, la tecnología no cuajará”.

Alfredo Díaz-Araque, de BNP Real Estate, opina que “el gran cambio en el mercado inmobiliario, más allá de las nuevas tecnologías y la modernización de las organizaciones, se ha dado en el cliente”. En esa línea, Alberto González-Aller matiza: “la tecnología debe llegar cuando el usuario está preparado para ello. A veces vale más llegar segundo”.

Comparativamente con otros mercados como los anglosajones u otros mercados europeos, aparentemente más avanzados e innovadores, España no sale nada mal en la fotografía. “Quizá en mercados terciarios como el de oficinas, están más avanzados en otros países de Europa pero no en residencial” puntualiza Díaz-Araque. Como apunta Linda Fachinnetti, de Jump Into Reality, en su experiencia viviendo en distintos países puede asegurar “España no se queda atrás en innovación. Somos número 3 en arquitectos a nivel mundial y en diseñadores. Solo tenemos quedarle un empujón más para convertirnos en una sociedad emprendedora”.

Para Fernando Ramírez, de Merlin Properties, “se está avanzando cada vez en tecnología aplicada al sector inmobiliario”. Por ejemplo en oficinas, Merlin está incorporando la sensorización a muchos de sus edificios, haciendo más eficiente la gestión. En cuanto al retail, la innovación viene dada por dos palancas: el cambio en la relación con el cliente y el uso del Big Data para conocer mejor al consumidor y así optimizar la experiencia del consumidor.

A futuro, los panelistas apuestan por todo aquello relacionado con el customer centric. Según Díaz-Araque, “el de nuestra vida la pasamos en edificios. Si se monitorizara a través de iOT por ejemplo nuestro comportamiento, podría aplicarse posteriormente en el proceso constructor y promotor, generando una verdadera disrupción en el inmobiliario”.