Savills asesora la mayor transacción inmobiliaria privada de la historia de Reino Unido. Se trata de una operación corporativa que ha alcanzado los 5.380 millones de euros por la venta de iQ Student Accommodation, proveedor de alojamiento estudiantil, por parte de Goldman Sachs y Wellcome Trust a Blackstone. Así lo ha informado la consultora inmobiliaria internacional.

Esta operación se enmarca dentro de un sector inmobiliario caracterizado por la irrupción de nuevos formatos de alojamiento, que continúa al alza en muchos países de Europa, debido al incremento de interés en activos.

Tras haber aumentado un 56% en los últimos cinco años en todo el mundo, el residencial en todos sus formatos, desde vivienda en alquiler multifamily a residencias de estudiantes y sénior; se convirtió en 2019 en la segunda clase de activos de mayor inversión inmobiliaria, después de oficinas, según el informe Global Living.

La cifra de venta de 5.380 millones de euros supera casi en un 50% la inversión en oficinas en España en 2019, destaca la consultora como medida de referencia.

El director de residencias de estudiantes en Savills Aguirre Newman, Nicolás Llari de Sangenís, explica que el alojamiento para estudiantes «se ha convertido en foco de atracción para inversores globales, promotores y operadores especializados en toda Europa. Y especialmente en España». Sin embargo, añade que las oficinas «siguen siendo el tipo de activo más demandado».