Carlos Slim ha intensificado su apuesta por el sector inmobiliario español a través de las dos empresas que controla en el país, FCC y Realia, dado que además de sumar unas 1.550 viviendas en distintas fases de construcción, también ha anunciado el lanzamiento de una firma de alquiler de pisos.

Las dos compañías mantendrán, no obstante, por separado sus respectivos negocios inmobiliarios, que en el caso de Realia se completa con una cartera de centros comerciales y edificios de oficinas en renta.

FCC cuenta con una «vocación inmobiliaria», con la que aborda un «intenso desarrollo» de promociones tras retomar esta actividad hace un par de años, según indicó su consejero delegado, Pablo Colio, en la junta de accionistas del grupo.

Tras entregar el pasado año 33 viviendas en su «primera entrega de llaves en muchos años», en la actualidad el grupo tiene en distintas fases de desarrollo promociones que suman unas 800 viviendas, todas ellas en Madrid y Barcelona.

Así, FCC entregará este año 171 viviendas de protección oficial (VPO) y 36 adosadas, todas en Tres Cantos (Madrid). En 2020 prevé entregar otros 214 pisos de sendas promociones en dicha localidad madrileña y la barcelonesa de Sant Joan Despí.

Además, tiene pendiente de lograr licencia para levantar 377 viviendas más también en Madrid y Barcelona. En la actualidad, FCC tiene suelos valorados en 365 millones de euros.

Filial de pisos en renta

FCC acomete su negocio inmobiliario en paralelo al de su inmobiliaria participada Realia, que actualmente tiene en promoción 753 viviendas y ultima lanzar una filial de pisos de alquiler, según explicó su consejero delegado, Gerardo Kuri.

La firma, que también celebró su junta este miércoles, anunció además la entrada en el negocio de alquiler de viviendas. Para ello, lanzará una filial a la que aportará parte de las viviendas que promueva y también otras que compre a otras inmobiliarias.

Realia pretende convertir su nueva filial en un «operador de mediano tamaño del mercado de alquiler», pero al contrario que otras firmas, no convertirá la suya en socimi, según explicó Kuri.

El consejero delegado de la inmobiliaria destacó ante la asamblea el «alto interés» que la firma tiene en esta actividad, con la que se posicionará en Madrid y Barcelona, pero también en otras ciudades donde el alquiler registra demanda.

El resto de las líneas estratégicas de la inmobiliaria controlada por Slim pasan por la gestión de su cartera de suelo para abordar nuevas promociones y por gestionar su patrimonio de centros comerciales y oficinas para «maximizar su valor y rentabilidad». Entre ellos figuran edificios emblemáticos como una de las torres Kio de Madrid.