La contratación de superficie para coworking se incrementó un 20% en Europa en 2018 y acaparó el 9,9% de la absorción de oficinas en 2018, según el informe ‘European Flexible Office Spotlight’ elaborado por Savills Aguirre Newman y Workthere.

Del estudio se desprende que las principales capitales de Europa, que ya cuentan con mercados maduros en esta modalidad de espacio de trabajo, verán «un mayor incremento de la demanda».

Así, se prevé que las capitales más pequeñas como Dublín, Estocolmo o Varsovia y las ciudades secundarias en mercados maduros como Hamburgo, Frankfurt o Birmingham experimenten «una fuerte demanda» de oficinas flexibles.

En el caso de España, Barcelona y Madrid se situaron en los puestos 12 y 13 del ranking, respectivamente, de demanda de este tipo de espacio de trabajo.

Concretamente, Barcelona se sitúa por encima de la media en contratación destinada a coworking con casi un 10% del total de absorción en 2018. Por su parte, Madrid registró el 9,4% del total.

«Las previsiones apuntan que la demanda de este tipo de espacios continúe al alza en las dos principales ciudades de España«, apuntan desde Savills.

Para la directora de research Europa de Savills, Eri Mitsostergiou, ha señalado que se espera que la demanda se incremente, teniendo en cuenta un conjunto de criterios relacionados con el crecimiento económico, la creación de empleo, la innovación y el mercado inmobiliario.

Por su parte, el director global y fundador de Workthere, Cal Lee, ha resaltado que de cara al futuro se espera que la popularidad del sector de oficinas flexibles se intensifique a medida que se deversifique la oferta.

«Creemos que las ciudades con economías dinámicas, que atraen innovación y talento, pueden experimentar, a medio plazo, un aumento de las oficinas flexibles de hasta un 15%», ha apuntado.