BBVA Research ha destacado que durante el tercer trimestre del año se han estancado tanto las ventas de vivienda como los precios, según recoge en su último Observatorio Inmobiliario, donde indica que las transacciones se redujeron un 0,2% en el tercer trimestre respecto a los tres meses antes, mientras que el precio medio de venta se situó en 1.638 euros el metro cuadrado, una tasa similar a la del trimestre precedente.

«El mercado inmobiliario puso fin a un tercer trimestre convulso, caracterizado por una elevada volatilidad debido a los efectos de la puesta en marcha de la Ley de crédito inmobiliario«, subraya la entidad financiera, que añade que las ventas «perdieron tracción» en septiembre, tras el repunte de agosto, y el crecimiento del precio fue similar al del trimestre anterior.

Con todo, destaca que entre los meses de enero y septiembre de 2019 se efectuaron algo más de 412.100 transacciones, el 4,4% menos que en el mismo periodo del año anterior, a pesar de que los determinantes de la demanda siguen siendo favorables para el sector inmobiliario y la economía continúa creando empleo, si bien en los últimos meses se aprecia una moderación del crecimiento de los afiliados a la Seguridad Social.

Asimismo, afirma que las condiciones financieras continúan siendo «atractivas» para aquellos que requieren financiación ajena a la hora de adquirir una vivienda y los salarios pactados en convenio mantuvieron su crecimiento (2,3% para los contratos firmados hasta octubre). Sin embargo, otros determinantes de la demanda no mostraron una evolución tan positiva, como el desempleo que aumentó el 0,4% según los datos de afiliación, y la confianza de los consumidores que siguió deteriorándose.

En cuanto a la evolución de las hipotecas, subraya que, una vez corregida la estacionalidad y los efectos calendario de la serie, la firma de hipotecas en septiembre fue el 8,1% inferior que en agosto, cuando creció el 48,6%. En este sentido, indica que se produce la misma respuesta que en las ventas: contracción en septiembre tras el elevado crecimiento de agosto derivado del parón que registró el mercado en los meses de junio y julio, debido a la puesta en marcha de los requerimientos exigidos por la nueva Ley de crédito inmobiliario.

Respecto a los precios, BBVA Research apunta que los valores de tasación recogidos por el Ministerio de Fomento indican que el precio de la vivienda en el tercer trimestre creció a la misma tasa que en el trimestre precedente. De este modo, afirma la entidad financiera, el precio «no ha recuperado la tracción» que venía mostrando hasta el segundo trimestre, cuando el crecimiento del precio se desaceleró.

Disparidad de precios por comunidades

La «heterogeneidad regional», apunta BBVA Research, sigue viéndose reflejada en el mercado inmobiliario español. En el tercer trimestre el precio de la vivienda tan sólo cayó, en términos interanuales, en Asturias (-0,6%) y La Rioja (-5,5%), mientras que los mayores ascensos tuvieron lugar en Baleares (4,8%), Navarra y Madrid (4,6%), Comunidad Valenciana (4,3%) y Aragón (4,3%).

Con todo, afirma que el precio de la vivienda en España se muestra todavía un 12,5% superior al mínimo alcanzado durante la crisis y esta diferencia es positiva en todas las comunidades autónomas. Las mayores subidas desde mínimos son las de Madrid y Baleares, casi el 32%, y la menor la de Castilla y León, casi el 0,5%.