El precio de las viviendas de lujo en las grandes capitales mundiales ha registrado su menor crecimiento desde 2009, en plena crisis. Si hace dos años los precios de este sector aumentaban una media del 4,3%, en el primer trimestre de 2019 se ha moderado hasta el 1,3%. Así lo indica el último informe Prime Global Cities Index, elaborado por la consultora internacional Knight Frank, que incluye datos de 45 ciudades destacadas. Sin embargo, hay excepciones a esta tendencia general. En Madrid, por ejemplo, la vivienda de lujo aumentó un 5,1% en los últimos 12 meses, y Berlín y Moscú han registrado subidas por encima de los dos dígitos. 

Las razones de la moderación

El aumento más relajado de los precios de viviendas de lujo en grandes ciudades se explica por la suma de diversos motivos: el temor a una gran guerra comercial, la incertidumbre derivada del Brexit y las predicciones del Fondo Monetario Internacional de una ralentización del crecimiento en las economías de buena parte del planeta son algunas de ellas. Cabe sumar la subida de los tipos de interés en los últimos años en Estados Unidos, que afecta además a muchos otros países cuya moneda va unida al comportamiento del dólar. Todo ello ha supuesto una contención en la revalorización del 5% de viviendas más caras de las ciudades seleccionadas. 

Berlín y Moscú, la excepción a la regla

Sin embargo, existen algunas ciudades en las que la vivienda de lujo está registrando aumentos de precio muy destacados. El caso más llamativo es el de Berlín, con un 14%. Se une así a la tendencia de muchas otras ciudades europeas, como Frankfurt (10%), Edimburgo o París (8% en ambos casos). Moscú se sitúa también en un 12% de crecimiento y Tokio encabeza el ranking de ciudades asiáticas con un 8%. 

Casos curiosos en Norteamérica

El caso de Canadá evidencia la importancia de presentar los datos por ciudades concretas y no por países en su conjunto: mientras la vivienda de lujo en Toronto se ha revalorizado un 3% en el último año, en Vancouver su valor ha disminuido un 15%. 

En Estados Unidos, la ciudad en la que más han aumentado los precios es Miami, como consecuencia de la política fiscal de Florida que está atrayendo a fortunas extranjeras, a las que no se aplican impuestos sobre la renta ni de sucesiones. En Nueva York los precios siguen a la baja, con un -5% en el último año, y a la espera de ver cómo influye el ‘Mansion Tax’, un nuevo impuesto sobre la propiedad que comenzará a ser efectivo este verano. 

Otras ciudades en las que bajan los precios

Casi idéntico porcentaje al de Nueva York es el que ha registrado la ciudad de Londres, donde los precios de la vivienda de lujo han bajado un 5,1% interanual. También en Dublín (-1,8%), Shanghái (-4,5%),  Dubai (-4,7%), Seúl (-5,8%), Nairobi (-6,5%), Auckland (-7,5%) y Estambul (-10%) se ha debilitado el mercado residencial de lujo. 

Madrid, números positivos

Madrid es la única ciudad española analizada en el informe, con un resultado de 5,1% de crecimiento interanual, y de tan solo un 0,1% en el último trimestre. Se sitúa así en posiciones cercanas a Delhi, Zúrich y Ginebra. Habrá que ver si la estabilidad en los precios de los últimos meses influye en el comportamiento a lo largo del año.