El Banco de España ha confirmado que el Euríbor, índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, cerró el mes de noviembre en el -0,272%, frente al -0,304% del mes precedente, con lo que encadena tres meses de ascensos tras el mínimo histórico del -0,356% registrado en agosto.

En tasa diaria, el Euríbor se situó el pasado viernes, último día del mes con actividad bancaria, en el -0,273%, de forma que arrojó esta media del -0,272%, marcando un máximo desde junio (-0,19%). El míbor, tipo interbancario a un año que servía de referencia oficial del mercado hipotecario para las operaciones realizadas con anterioridad al 1 de enero de 2000, ascendió también hasta el -0,272% en noviembre.

Las hipotecas de 120.000 euros a 20 años con un diferencial de Euríbor +1% a las que les toque revisión experimentarán un abaratamiento de unos 77,28 euros en su cuota anual respecto al mismo mes del año pasado o, lo que es lo mismo, de 6,44 euros al mes.

Según el director de Hipotecas de iAhorro.com, Simone Colombelli, el índice hipotecario no ha experimentado un cambio de tendencia, sino un «ligero ajuste» en línea con «las pequeñas subidas y bajadas» de los últimos meses.

«Hasta que no llegue el primer trimestre de año no podemos hablar de ninguna tendencia. En ese momento, podremos empezar a valorar varias cosas, como las primeras decisiones de Christine Lagarde, la nueva presidenta del Banco Central Europeo», ha explicado Colombelli.

El director de Hipotecas de iAhorro.com ha apuntado que los beneficiados de la caída del Euríbor son, además de los hipotecados, las hipotecas fijas. «En el último trimestre del año estamos viendo unas ofertas en hipotecas fijas muy competitivas. A esto se está sumando, ahora, el cierre del año. Estamos en un momento inmejorable para contratar un préstamo fijo para nuestra vivienda», ha asegurado.

En cuanto a las hipotecas variables, desde iAhorro han constatado que algunas entidades han disminuido ligeramente su diferencial, pero consideran que se trata de algo «residual», ya que el sector está apostando por las hipotecas fijas, que les resultan más rentables.

De cara al mes de diciembre, Colombelli no espera grandes cambios, sino un ajuste «limitado», y prevé una segunda quincena de diciembre «difícil» para firmar una hipoteca, teniendo en cuenta los festivos y los nuevos plazos de la ley hipotecaria.