Las redes sociales son imprescindibles para el éxito de cualquier tipo de empresa, también las agencias inmobiliarias. Pero, ¿hay que estar en todas? ¿Cómo escoger las más adecuadas? ¿Qué ventajas e inconvenientes tienen cada una de ellas para una agencia inmobiliaria?

Lo explicó recientemente Francesc Quintana, socio fundador y CEO de Vivendex, en un curso sobre redes sociales en Fotocasa Pro Academy, en el que además detalló el caso de éxito de su propia agencia inmobiliaria

Cómo elegir redes sociales

El consejo de Francesc Quintana no es estar en todas ellas por defecto ni ser igual de activo en todas, sino analizar primero en cuál de ellas se mueve el público objetivo de cada agencia inmobiliaria. De entrada se pueden descartar las que se dirigen mayoritariamente a un público adolescente, como Snapchat o TikTok, o las que tienen poca presencia en España. Las más importantes, teniendo en cuenta estos factores, son Facebook, Instagram, Twitter, YouTube y LinkedIn.

redes sociales

Facebook, la red social por excelencia

Es la que tiene más tráfico, pero su masificación puede ser un inconveniente. “Es muy complicado salir en Facebook sin pagar”, afirma Quintana. La inversión no es alta, pero es prácticamente inevitable para tener cierta visibilidad. 

Las principales ventajas son el acceso a un público muy amplio de las franjas de edad más interesadas en la compraventa de vivienda. Facebook ofrece la posibilidad de segmentarlo por intereses, zona, nivel de estudios, etc. A diferencia de otras redes sociales, permite publicar muchos tipos de contenidos: fotos, gráficos animados, artículos, texto, vídeo… Además, su plataforma corporativa permite diseñar anuncios que se publican también en Instagram. 

Instagram, la que está creciendo más

Esta red social, centrada básicamente en imágenes, es ahora mismo la que ofrece mayores oportunidades para el sector inmobiliario, según Francesc Quintana. Aunque no permite enlaces directos a webs, es ideal para compartir fotos y vídeos cortos, tanto en publicaciones permanentes en el ‘feed’ como en ‘stories’ que desaparecen a las 24 horas. 

Desde Vivendex utilizan el ‘feed’ de Instagram para publicar propiedades, y las ‘stories’ para otro tipo de contenidos: el día a día de los agentes, eventos, formaciones, etc. “Todas las publicaciones de inmuebles tienen varias imágenes, e intentamos que todas tengan un aspecto muy claro, luminoso. De un solo vistazo ya conseguimos ofrecer un tipo de imagen determinado”, explica Quintana. 

Es importante asegurarse de tener una cuenta pública, no privada, para facilitar el seguimiento. El perfil es muy limitado, pero hay que completarlo lo máximo posible, incluido el único enlace que se puede incluir. Además, el uso de hashtags y etiquetar a otras personas aumenta considerablemente el alcance de cada publicación. 

LinkedIn, para contactar con empresas

Para aquellas agencias que dan servicios a empresas porque gestionan oficinas, locales, edificios industriales o apartamentos turísticos, por ejemplo, LinkedIn es más que interesante. Esta red social, propiedad de Microsoft, tiene un público muy profesional y es la plataforma ideal para reclutar nuevos empleados. Ofrece la posibilidad de publicar artículos tipo blog, y potencia la difusión de estos contenidos. Incluye perfiles profesionales, que son los más vistos, y de empresa. 

Twitter y YouTube, menos relevantes en este momento

Twitter es el canal idóneo para conseguir relevancia informativa. Puede ser interesante para compartir noticias y artículos, pero no para otros objetivos, según Quintana. YouTube, por su parte, puede ser interesante para una agencia inmobiliaria. “El vídeo va a crecer como la espuma, sobre todo entre las nuevas generaciones. Y YouTube va a ser donde lo encontraremos todo: desde los anuncios de las propiedades a vídeos informativos en los que expliquemos impuestos u otros factores del proceso de compraventa de un inmueble”, afirma Quintana. 

Según el experto, es probable que YouTube alcance este papel primordial en un par de años, por lo que puede ser interesante empezar a integrarlo ya en la estrategia de comunicación de las empresas. Sin embargo, en España aún no tienen este protagonismo actualmente.  

Servicios de mensajería

Aunque no se trata de redes sociales exactamente, porque la comunicación es más bien unidireccional, también hay que tener en cuenta qué pueden aportar en el sector inmobiliario. Plataformas como WhatsApp, Telegram o Facebook Messenger pueden ser una vía interesante de comunicación con los clientes. Permiten crear listas de distribución y canales o grupos, de manera que se puede llegar a un amplio grupo con un solo envío.

De todas ellas, WhatsApp es la aplicación de móvil más descargada y usada en España, por lo que por ahora resulta la más atractiva. Está previsto que en breve se amplíen las posibilidades de automatización a través de Bots, con lo que se podrán programar algunas preguntas y respuestas para definir al cliente: si quiere vender o comprar, en qué zona, etc. El inconveniente el uso de los servicios de mensajería instantánea es que su abuso puede generar cierto rechazo.

Google My Business

Tampoco es propiamente una red social, sino el espacio de Google en el que se acumula la información sobre una empresa: dirección (con mapa), web, datos de contactos, horarios y opiniones de usuarios, entre otros. Mantener al día la información al día en Google My Business es fundamental, porque será probablemente la primera respuesta que aparezca cuando se busque el nombre de la agencia, y esa primera impresión debe ser lo más positiva posible. 

Más información en Fotocasa Pro Academy

La master class sobre redes sociales en la empresa inmobiliaria impartida por Francesc Quintana está disponible gratuitamente en Fotocasa Pro Academy