BBVA Research asegura que la incertidumbre sigue afectando a la evolución del mercado inmobiliario y que la tendencia de las ventas se mantuvo en signo negativo en el último mes de 2019, por lo que se volvió a la caída en las ventas. Hecho que no ocurría desde el inicio de la recuperación. Esto es lo que se desprende del Observatorio Inmobiliario realizado por el departamento de estudios de la entidad.

En diciembre de 2019 se vendieron unas 54.000 viviendas, un 1,2% menos que en el mismo mes del año anterior. Además, el año cerró con una venta de casi 567.000 viviendas, un 3,3% menos que en 2018. Así, «2019 se convirtió en el primer año de contracción tras cinco años consecutivos de incrementos».

No hay cambios significativos en la evolución del mercado inmobiliario

BBVA Research ha resaltado que los determinantes de la demanda no muestran cambios «significativos» y que su evolución sigue siendo «relativamente positiva».

Por otro lado, en el Observatorio se apunta que las condiciones de financiación siguen siendo favorables para la demanda. «El pasado diciembre fue un mes relativamente positivo para las nuevas operaciones de crédito destinadas a la compra de vivienda», ha remarcado BBVA Research.

En esta línea, ha destacado que la diferenciación por tipo de interés refleja un nuevo avance del volumen prestado a tipo fijo en diciembre del año pasado.

Respecto a la firma de hipotecas, ha señalado que también se reflejó una evolución positiva del nuevo crédito. En esta línea, BBVA Research ha afirmado que se confirma que en el último trimestre de 2019 la compra de viviendas realizada con hipoteca también se comportó mejor que las llevadas a cabo sin financiación hipotecaria.

BBVA Research ha indicado que, según los valores de tasación, el precio de la vivienda moderó «sensiblemente» su crecimiento en el cuarto trimestre del año pasado, por lo que «quedó truncada la tendencia de crecimiento que venía mostrando hasta el segundo trimestre».