La Asociación de Inmobiliarias con Patrimonio en Alquiler (Asipa) apoya las rápidas iniciativas que están adoptando sus asociados. Que están ofreciendo planes extraordinarios para mitigar los efectos que a corto plazo va a generar la emergencia del coronavirus a sus clientes. Y en todas las actividades de alquiler, tanto comercial como residencial.

Así lo ha señalado en un comunicado, en el que el presidente de la asociación, Fernando Lacadena, ha señalado que el Gobierno está actuando «con sentido común al considerar que imponer una moratoria general de pago al sector del alquiler, al margen de las dificultades técnico-jurídicas, sería totalmente contraproducente y provocaría un daño irreparable a los ahorradores y al sector».

Asipa cree que sería «totalmente contraproducente» imponer las cargas para resolver las situaciones de vulnerabilidad sobrevenidas por esta crisis sobre las espaldas del ahorro institucional y privado. No obstante, ha señalado que son tiempos donde deben imperar en todos los actores de este sector la responsabilidad y la solidaridad.

En el alquiler, actuar con responsabilidad y solidaridad

De hecho, considera que «el momento exige que se responda al llamamiento del Gobierno de actuar con responsabilidad y solidaridad«.

«El ahorro institucional de forma proactiva lo está haciendo con rapidez. Demostrando su responsabilidad social y su capacidad de liderazgo a la hora de ponerse en marcha por decisión propia», ha remarcado.

Para Asipa, el Gobierno «ha hecho en este asunto lo que tenía que hacer llamando a la responsabilidad y la solidaridad entre las partes». «Es obligación de todos escuchar el llamamiento. Y el que tenga la posibilidad de colaborar, que lo haga en la medida de sus posibilidades», ha hecho un llamamiento.

En lo que se refiere al alquiler residencial, el presidente de la comisión de arrendamiento de vivienda de Asipa, Javier Rodríguez Heredia, ha señalado que el 100% de sus asociados de vivienda con viviendas en alquiler están implantando un programa extraordinario de moratoria del pago de las rentas. «Que será de aplicación a todos los inquilinos que entren en situación de vulnerabilidad sobrevenida como consecuencia del coronavirus».