Casi una de cada diez personas mayores de 18 años ha comprado o intentado comprar una vivienda en los últimos 12 meses. ¿Quiénes son? ¿Qué características valoran en un inmueble? ¿Dónde buscan? ¿Qué herramientas utilizan? Las respuestas a todas estas preguntas las tiene el informe Experiencia de compra y venta de vivienda 2018 de Fotocasa Research.

Mujeres treintañeras

El 57% de los particulares que compran o pretenden comprar una vivienda son mujeres y el 43% restante son hombres. Hay, por tanto, una mayoría femenina buscando inmuebles en propiedad.

Por otra parte, y como es lógico por factores de ciclos vitales, la mayoría de quienes han adquirido un inmueble (o intentado hacerlo) están en la treintena: un 28% entre 25 y 34 años y otro 34% entre 35 y 44 años.

Fuente: Fotocasa

Filtro de precio siempre activado

Cuando un particular está buscando vivienda para la compra siempre lo hace manejando unos rangos de precio de los cuales no está dispuesto a salirse. Es el factor clave, el filtro que siempre está activado cuando buscan en cualquier portal inmobiliario. Hasta el 91% de los que han comprado o buscado para comprar tienen en cuenta que la vivienda esté dentro de su presupuesto.

Al margen del condicionante económico, el estudio constata que los que compran o buscan para comprar priorizan las características esenciales de los inmuebles (número de habitaciones, distribución, superficie) frente a las de valor añadido (piscina, urbanización con zonas comunes, los colegios o las opciones de ocio de la zona, etc.).

Buscar cerca y comprar algo más lejos

Hasta el 42% de los particulares que han comprado o intentado comprar han empezado su búsqueda por la misma localidad y barrio en el que ya residen y otro 30% estaba dispuesto a cambiar de zona sin salir de la misma localidad. Es decir: el 72% quiere comprar en la misma ciudad o pueblo en el que viven.

Pero una cosa son las pretensiones y otra el resultado final: entre los que llegaron a comprar sólo el 65% (siete puntos menos) adquirió un inmueble en la misma localidad.

Este comportamiento nos indica que hay un porcentaje relevante de compradores dispuesto a cambiar de ubicación a lo largo de proceso si las circunstancias lo aconsejan: puede ser porque haya precios demasiado altos en su zona de interés o porque encuentre mejores oportunidades en otras ubicaciones. Se trata de una información valiosa para los profesionales inmobiliarios: no hay que tener miedo a ofertar viviendas fuera del área inicial de búsqueda de los clientes si el resto de las características deseadas se cumplen.

El papel de las agencias

Hasta un 84% de los que compran o intentan comprar consultan portales inmobiliarios. Hay también un 34% que acude físicamente a las oficinas de las agencias inmobiliarias y otro 14% que consulta las páginas web de estas agencias. Por tanto, los datos indican que el contacto con las agencias se produce principalmente a partir de las búsquedas en portales inmobiliarios.

Aunque, en general, hay una percepción positiva de la labor que desempeñan, no se puede obviar que un 22% de los compradores y un 23% de los vendedores citan la labor de las agencias inmobiliarias como una dificultad en el proceso de compraventa. Es un porcentaje bajo, pero al que conviene prestar atención: sólo la labor profesional y el buen desempeño diario permitirá progresivamente mejorar esta percepción.