Foxtons, inmobiliaria centrada en el mercado londinense, obtuvo un beneficio neto de 8,4 millones de libras (9,9 millones de euros) en el primer semestre del año, lo que supone un retroceso del 41,6% en comparación con el mismo periodo de 2015, informó la empresa, que ha advertido del «prolongado periodo de incertidumbre» abierto tras la victoria del ‘Brexit’ en el referéndum del pasado 23 de junio.

«La incertidumbre alrededor del referéndum sobre la UE provocó una ralentización del mercado inmobiliario en Londres», apuntó el consejero delegado de la empresa, Nic Budden, quien recordó que en el primer trimestre Foxtons logró unos ingresos récord, pero una profunda caída en el segundo.

«El resultado del referéndum probablemente llevará a un prolongado periodo de incertidumbre y no esperamos signos de recuperación del mercado residencial de Londres antes de final de año», añadió Budden.

Entre enero y junio, la inmobiliaria facturó un total de 68,8 millones de libras (82 millones de euros), un 3,1% menos que en el mismo periodo de 2015, mientras su resultado operativo retrocedió un 42%, hasta 10,4 millones de libras (12 millones de euros).

«Estamos revisando nuestro ritmo de apertura de oficinas en el corto plazo y podríamos ralentizar nuestra expansión en respuesta a las condiciones del mercado», anunció el consejero delegado de Foxtons.

No obstante, a más largo plazo, Foxtons expresó su confianza en que Londres seguirá siendo un mercado inmobiliario «altamente atractivo», por lo que mantiene su objetivo de alcanzar las 100 sucursales en la región de Gran Londres.