El Colegio de Registradores de la Propiedad, Mercantiles y de Bienes Muebles y la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) han suscrito un convenio de colaboración con el fin de potenciar las relaciones asociativas y empresariales de los registradores que se encuentran en el régimen de autónomos.

Desde 2015 es obligatorio que todas las personas que ingresen en el cuerpo de registradores estén dados de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). A través del ATA dará apoyo y el asesoramiento necesario a estos autónomos, que a su vez son registradores de la propiedad y mercantiles.

El acuerdo, que abre el camino para un trabajo conjunto, ha sido firmado por la decana del Colegio de Registradores, María Emilia Adán, y por el presidente de ATA, Lorenzo Amor, que han coincidido en manifestar su satisfacción por la suscripción del convenio que tiene como objetivo afianzar una colaboración que redunde en el interés de ambas entidades.

Para ello, ATA pone a disposición de todos los registradores que cotizan en el RETA sus servicios, asesoramiento y convenios. Además, se realizarán jornadas y actos conjuntos en favor del colectivo.

Durante la firma, Adán ha destacado la importancia de este acuerdo para fomentar y potenciar las relaciones asociativas de los profesionales autónomos y los registradores. Por su parte, Amor remarcó que con el acuerdo «se suma multiplicar».

Ambas entidades pondrán en marcha líneas de trabajo conjuntas que permitan facilitar el quehacer diario del colectivo formado por tres millones de autónomos.