El 27% de los españoles tienen en cuenta la eficiencia energética a la hora de adquirir un inmueble, aunque para el 69% el precio es lo decisivo a la hora de elegir una vivienda, según se desprende de un estudio realizado por la Unión de Créditos Inmobiliarios (UCI).

Junto con el precio de la vivienda, la ubicación (53%) y el tamaño del inmueble (41%) es lo que más valoran los compradores. Por detrás, se encuentran la distribución de la vivienda, el diseño o la edad de construcción.

En este estudio realizado para conocer la percepción que los compradores tienen sobre las hipotecas verdes y los préstamos destinados a la mejora y disminución del consumo de energía en la vivienda se destaca que el 46% de los compradores mejoraría la eficiencia de su vivienda, frente al 8% que no realizaría ninguna reforma.

En esta línea, la responsable del proyecto ‘green mortgages’ de UCI, Catia Alvés, ha afirmado que la rehabilitación energética de las viviendas supone «un interesante beneficio» para el cliente e influye positivamente en el ahorro, además de revalorizar el inmueble en más de un 20%.

Se pueden ahorrar hasta 2.304 euros al año

«La diferencia entre alquilar o comprar una vivienda con calificación energética de consumo G (la peor posible, pero la más habitual) y otra con calificación D (la mínima correcta) se estima en 2.304 euros al año de ahorro», ha remarcado Alvés.

Además, el estudio apunta que el 54% de los españoles estaría dispuesto a contratar un préstamo para realizar mejoras en su hogar, aunque, por el contrario, los más reticentes señalan que los principales obstáculos para no adquirir un préstamo para mejorar la eficiencia energética de la vivienda son no querer asumir un gasto adicional o la preocupación por tener un mayor gasto mensual en la economía doméstica.

Por otro lado, también señala que las condiciones de financiación también son «cruciales» en la toma de decisión. En esta línea, se pone de relieve que el tipo de interés de la hipoteca se perfila como el factor más importante (69%), seguido de las cuotas (63%), comisiones aplicables durante el plazo de amortización (59%) o el capital total de la hipoteca (56%).