El Colegio de Registradores ha constatado una «clara» desaceleración del sector inmobiliario durante el tercer trimestre, con el descenso del 1,73% en el Índice Registral de Actividad Inmobiliaria (IRAI),la primera caída desde 2014, aunque se sitúa a nivel global de 2004.

Según los expertos, esta caída se sustenta en un descenso importante en el área de propiedad, del número de compraventas (-7,31%) y del número de hipotecas (-12,11%) y, en el área mercantil del sector de la construcción (-2,43%) y del sector inmobiliario (-1,46%). Estos descensos no pudieron ser compensados por algunos ascensos, entre los que destacaron los precios de las compraventas (3,86%) y el importe medio de las hipotecas (11,77%).

Así, el valor del índice se situó en 106% y el índice suavizado (libre de factores estacionales) 104,7%. Por este motivo se ha superado un trimestre más «con claridad» el nivel global de la actividad inmobiliaria de 2003, año base del IRAI.

En los primeros nueve meses del año, el índice acumulado crece todavía un 1,87% debido, fundamentalmente, al incremento del área de propiedad (crecimiento del 3,38% que aportó al índice un 2,5%).

Según explican los registradores, este incremento se debe tanto al aumento de las compraventas (crecimiento del 4,28% que aportaron al índice un 2,08%) como de las hipotecas (crecimiento del 1,66% con un aportación al índice de 0,42%).