La inversión en activos inmobiliarios de España cerró 2019 con un nuevo récord de 12.725 millones de euros, importe que además arroja un crecimiento del 5% respecto al de ejercicio precedente, según BNP Paribas Real Estate.

Esta firma considera que la «confianza de los inversores en el mercado inmobiliario español es más fuerte que las incertidumbres políticas y económicas».

Por ello, BNP Paribas asegura que las previsiones para 2020 son «positivas». «España es uno de los mercados más atractivos para los inversores internacionales y una de las principales plazas donde realizar inversiones», asegura la compañía.

«El mercado inmobiliario español está en el radar de los principales fondos de inversión gracias a la elevada liquidez, los bajos tipos, las rentabilidades atractivas y al buen momento de los fundamentales del mercado«, añade en su balance de 2019.

En cuanto al pasado ejercicio, la inversión récord estuvo impulsada por las grandes operaciones cerradas a finales de año, como es la compraventa del centro comercial ‘Puerto Venecia’ de Zaragoza por 475 millones, así como la venta por parte de Merlin Properties de una cartera de edificios de oficinas por otros 200 millones.

Por sectores, el de oficinas es el que más inversión acaparó durante 2019, al registrar operaciones de compraventa por 4.600 millones, lo que, según la firma, «supone alcanzar niveles máximos de la serie histórica».

Después se situó la vivienda en alquiler, que atrajo inversiones por unos 2.000 millones al calor del auge que experimenta este tipo de residencias por el aumento de la demanda.

En esta inversión se incluyen las operaciones de venta de promociones ‘llave en mano’ por parte de inmobiliarias como Metrovacesa y Aedas Homes a inversores que prevén destinarlas al arrendamiento.

Quinto récord anual logístico

De su lado, las naves logísticas coparon inversiones de 1.850 millones, importe que supone un incremento anual del 42% y marcar el quinto récord consecutivo sustentado por el aumento de demanda que registran estos activos dado el continuo aumento del comercio ‘online’ en España.

Por su parte, los locales y centros comerciales fueron objeto de compraventas por un total de 1.965 millones, importe que, no obstante, arroja un descenso del 54% en comparación a 2018.

En cuanto al segmento hotelero, BNP Paribas indica que «ha mantenido su elevada actividad, pese al menor número de operaciones corporativas». Entre las transacciones más representativas, la firma semana la venta del futuro hotel ‘W’ de Madrid por 82 millones y el ‘Alof Gran Vía’ también de la capital por otros 58 millones.