La Costa del Sol seguirá siendo este año líder en ventas de vivienda entre los extranjeros, especialmente entre los británicos, a pesar del ‘Brexit’, según Aliseda Inmobiliaria. La compañía cree que los turistas británicos continuarán eligiendo las playas españolas y se seguirán decantando por la compra de vivienda en España, tal y como lo hacen turistas de otras nacionalidades como rusos, noruegos, chinos o estadounidenses.

«Creemos que la Costa del Sol seguirá siendo líder en ventas también este año», afirma el director de marketing corporativo de Aliseda, Fernando Elvira, quien destaca que para el sector la provincia de Málaga siempre ha sido considerada uno de los principales focos de operaciones inmobiliarias en España, como lo demuestra su «temprana» recuperación.

Según los datos de ventas de Aliseda Inmobiliaria, Andalucía y Levante fueron durante 2015, tanto por el stock del que disponen como por los buenos precios y por su clima, las dos comunidades en las que se registraron mayores ventas. Los británicos son los extranjeros que más viviendas compraron en España en 2015, con un 21,34% del total. De hecho, de los más de 300.000 británicos que viven en España, 55.000 han fijado su residencia en la zona de la provincia de Málaga y en toda la Costa del Sol, según refleja la Estadística Registral Inmobiliaria.

Conforme a su cartera de clientes, desde Aliseda apuntan que la mayoría de sus compradores en la Costa del Sol son extranjeros, «en una proporción de un 50% en municipios como Benalmádena o Mijas y casi en un 70% en la zona de Marbella y municipios colindantes, y en su mayoría son británicos que han tomado el relevo de otros mercados como el ruso. Le siguen los franceses, alemanes, suizos o belgas».

No obstante, matiza que la fortaleza o devaluación de la libra esterlina puede determinar las preferencias de estos clientes. «Si se continúa devaluando, los turistas británicos verán como los precios de las viviendas, restaurantes y otros servicios serán más altos que años anteriores y, en definitiva, verán reducido su poder adquisitivo».

La vivienda que compran los británicos en España

Además del precio, como primera variable, los compradores también tienen en cuenta, de acuerdo con su presupuesto, el entorno y la tipología de la vivienda, siendo lo más demandado por el comprador extranjero la vivienda unifamiliar y por lo general de segunda mano con entre un 55% y un 60% de dominio frente a la vivienda a estrenar.

El cliente británico no busca tanto apartamentos o casas en primera línea de playa, sino que se prefiere que cuenten con un entorno y unos servicios de calidad como comercios, zonas de ocio y campos de golf, entre otros, explica Aliseda.

En cuanto al perfil del cliente, suele tener más de 45 años, y forma parte de una familia en la que alguno de sus miembros cuenta con un contrato indefinido. Además, en la gran parte de los casos, suele solicitar la financiación al 100% sobre el precio de compra.