La agencia de calificación crediticia Fitch ha alertado de que el acceso a la vivienda en España se seguirá deteriorando a corto plazo debido a que los salarios no suben al mismo ritmo que el precio de los inmuebles, según se desprende de un informe presentado el martes.

«El porcentaje de empleo temporal es elevado y los salarios siguen siendo moderados, especialmente en industrias intensivas en empleo como el turismo, que representa una gran parte de los nuevos puestos de trabajo», ha explicado Fitch.

La agencia de calificación ha especificado que, mientras que los salarios se incrementaron un 1% entre 2014 y 2017, las viviendas se apreciaron un 18,3%.

«El alto porcentaje de empleos temporales, combinados con una elevada tasa de desempleo, podría limitar un aumento salarial generalizado y podría dar lugar a que exista volatilidad en el empleo si el entorno económico se debilita«, ha alertado.

En esta línea, Fitch ha señalado que los precios de las viviendas en las grandes ciudades han estado «fuertemente influidos» por la demanda de inversores extranjeros, mientras que los compradores locales han quedado «fuera» del mercado debido a las dificultades de acceso.

Por otro lado, la firma ha asegurado que las viviendas embargadas por los bancos se seguirán vendiendo con «grandes descuentos» frente a la tasación inicial debido al exceso de oferta y a las dificultades de acceso de los potenciales compradores.

En este sentido, los datos de la agencia de calificación muestran que las viviendas embargadas se vendieron, durante el segundo trimestre, a un precio un 64% menor de media con respecto a su valor inicial. Esta tendencia no cambiará a corto plazo, dado que los bancos todavía tienen dificultades para vender los activos de «baja calidad» debido al «exceso de oferta».