El sector inmobiliario español registra una previsión de «ralentización controlada» para 2020, aunque crece significativamente por encima del conjunto de la economía española, según revela el ‘Informe Sectorial Inmobiliario’ de CaixaBank Research sobre las previsiones del sector para el próximo año.

El documento, consultado por Europa Press y hecho público este lunes, constata que el ritmo de crecimiento del sector se ha reducido en 2019 respecto a los «excelentes registros del año anterior», y señala que de cara a 2020 seguirá evolucionando de forma favorable, aunque el ritmo de avance tanto de precios como de compraventas será más moderado.

La ralentización del sector inmobiliario está siendo algo más pronunciada de lo que se preveía hace unos meses, lo que ha llevado a revisar a la baja las previsiones de crecimiento de los precios de la vivienda y las compraventas en relación con las publicadas en el mismo informe del pasado mes de junio.

Según el documento, dicha desaceleración se ha producido en un contexto en el que las perspectivas de crecimiento de la economía española también se han resentido: del 2,4% al 1,9% en 2019 y del 1,9% al 1,5% en 2020, a la luz de las previsiones de CaixaBank Research, que lo atribuye al impacto del menor crecimiento mundial –especialmente de algunas economías europeas– y la revisión de datos históricos que ha llevado a cabo el INE.

Afirma que, si bien hay motivos para estar alerta, no se observan signos de alarma: «Los factores que explican la desaceleración son principalmente externos», y los factores que sostienen el avance del sector inmobiliario son sólidos, pese a perder algo de intensidad, como documenta el informe.

Los factores que avalan un avance del sector pasan por el crecimiento sostenido del empleo, con previsiones de 330.000 empleados más en 2019 y 265.000 en 2020; la recuperación de los salarios, que crecen ligeramente por encima del 2%, así como unas condiciones financieras favorables.

Si antes del verano se especulaba que el Banco Central Europeo (BCE) podría empezar a subir los tipos de interés en 2020, el empeoramiento del escenario global ha conllevado un giro de 180 grados de la política monetaria, y ha lanzado un nuevo programa de estímulos monetarios con un nuevo recorte del tipo depo hasta el -0,50% y reanudando las compras netas de activos a un ritmo de 20.000 millones de euros mensuales.

Ante esta situación, los autores consideran que todo apunta a que los tipos de interés se mantendrán muy bajos en un periodo prolongado.

La demanda se estabiliza

Después del fuerte crecimiento experimentado en los últimos años, la demanda de vivienda empieza a estabilizarse, y es que, según los datos del INE basados en el Colegio de Registradores, la compraventa de viviendas retrocedió un 3,2% interanual entre enero y septiembre de 2019, debido en parte al impacto temporal de la implementación de la nueva ley hipotecaria que entró en vigor el pasado junio.

En el primer semestre de 2019, la compraventa de viviendas retrocedió un 2,8% debido al descenso de compradores españoles, especialmente de las compraventas de segunda residencia (-7,5% interanual en el primer semestre), mientras que las compraventas por parte de extranjeros también se desaceleraron, pero siguen en positivo (+1,2% interanual en el primer semestre).

Crecimiento «vigoroso» de la oferta

Sobre la oferta, los indicadores señalan un crecimiento «todavía vigoroso» del sector inmobiliario que sigue destacando de forma positiva respecto al conjunto de la economía española.

El valor añadido bruto de la construcción, en términos reales, creció un 2,4% interanual en el tercer trimestre de 2019, comparado con un avance del 6,2% un año atrás; sin embargo, aún crece por encima del conjunto del PIB (2%).

Por su parte, los visados de obra nueva crecieron un 8,8% interanual entre enero y septiembre de 2019, pero muestran una importante desaceleración comparado con un avance del 24,7% en 2018.

El estudio remarca que «no se observan excesos por el lado de la oferta»: el nivel actual de producción de nuevas viviendas, alrededor de 107.000 anuales, se encuentra por debajo de la creación neta de hogares en los últimos 12 meses (120.000 según la EPA) y de la cifra proyectada por el INE para los próximos años (135.000 hogares cada año entre 2019-2025).

Mercado laboral

En el ámbito del mercado laboral, se observa una «ralentización algo más pronunciada», ya que el número de empleados en la construcción creció un 2,4% interanual en el tercer trimestre de 2019 – 29.700 empleados más en el último año -, respecto al avance del 7,4% en el mismo periodo de 2018 –con 86.000–.

Con todo, cabe destacar que la contratación en la construcción ha crecido con más vigor que en el resto de sectores, donde en global creció un 1,8% interanual en el tercer trimestre de 2019.

Precio de la vivienda

En consonancia con una demanda más contenida, el precio de la vivienda también se ha desacelerado en 2019: si en el segundo y tercer trimestre de 2019 creció un 3,2% interanual, ligeramente por debajo del 4,4% registrado en el primer trimestre del año.

El precio de la vivienda del INE también bajó una marcha, pasando de un crecimiento del 6,8% interanual en el primer trimestre de 2019 al 5,3% en el segundo trimestre, aunque las diferencias por comunidades siguen siendo «muy significativas».

«En los próximos meses, prevemos que el precio de la vivienda seguirá desacelerándose, con avances positivos alrededor del 3% en 2020″, concluye el informe que defiende la necesidad de que el sector sea sostenible a largo plazo, para así huir de altibajos.